Todas las historias posibles: ‘On abortion’, una investigación de Laia Abril

Las mujeres nacemos con una capacidad biológica reproductiva inherente a cualquier opción personal o pensamiento ideológico. En edad fértil todas podríamos quedar embarazadas independientemente de nuestra condición social, situación económica, física o mental, nivel educacional y cultural, etnia o identidad sexual. El embarazo puede ser deseado o no, producto de relaciones sexuales consentidas o no, pero en todos los supuestos imaginables la gestación se atribuye a la capacidad de un cuerpo femenino que «garantiza la pervivencia de la vida humana», al que se le ha atribuido el rol social de la maternidad y al que se le ha puesto en el punto de mira para que esto se cumpla. Las mujeres no podemos elegir tener un cuerpo fértil predispuesto al embarazo. Por eso es preciso entender la significativa diferencia entre poder quedar embarazada y desear ser madre, donde la capacidad del cuerpo femenino para gestar se convierte en un cuestionamiento legítimo del querer o no ser madre. La maternidad no es una obligación ni mucho menos algo natural, sino más bien, en el mejor de los casos, una decisión muy meditada. Sin embargo, cuando se cuestiona la maternidad saltan todas las alarmas a nivel social e incluso moral, ¿acaso el cuerpo femenino está destinado a contribuir a la natalidad para cumplir con las expectativas de un país? ¿Es el cuerpo femenino un cuerpo instrumentalizado? ¿Cuáles son las opciones puestas al servicio de una mujer embarazada que no desea ser madre?

La respuesta a esta última pregunta podría ser: tener acceso a un aborto legal, seguro y gratuito con garantías que salvaguarden la integridad física y moral de la mujer, una resolución necesaria que se aplica en algunos (pocos) países y que se debe considerar en otros territorios con leyes sobre el aborto más rígidas como la única opción para avanzar hacia una sociedad global que respeta el derecho a la libre elección. Lamentablemente la historia de la conquista de los derechos reproductivos de la mujer continúa demostrando que elegir sobre el propio cuerpo y la propia vida es un privilegio escaso.

El fotolibro On abortion (Dewi Lewis, 2017), de Laia Abril (Barcelona, 1986), es el primer capítulo de la investigación visual titulada A History of Misogyny, una exploración documental sobre las injusticias sociales en torno a la mujer. Una mirada que se sostiene de la revisión sistemática entre el pasado y el presente, que compara testimonios y acontecimientos que han transcurrido en distintos momentos de la historia y en diversos países. El propósito es provocar una reflexión que adquiera nuevas perspectivas sociales. En On abortion la propuesta argumental se sustenta en el despliegue de un relato en el que se subrayan las consecuencias físicas, psicológicas y sociales a las que se exponen las mujeres que no tienen acceso legal al aborto a través de la yuxtaposición de textos testimoniales y antecedentes históricos, fotografías de la autora e imágenes de archivo. Laia Abril consigue en este libro elaborar un discurso coherente a partir de representaciones visuales heterogéneas.

Inscrito en la cubierta, sobria e informativa, el título del libro, On abortion, se deja entrever por debajo de un definido tachado seguido por un alusivo subtítulo manuscrito, and the repercussions of lack of access. Ambos gestos manifiestan la duda y la certeza, como si la autora hubiese decidido redirigir el sentido argumental de la investigación al encontrarse con una realidad que ignoraba. Con esta demostración de honestidad y estrategia editorial se intuye que lo que estamos próximos a ver no es un libro “sobre el aborto”, sino sobre las repercusiones por la falta de acceso con garantías a él.

La progresión argumental y dramática de la historia es sostenida y desarrollada por los testimonios de mujeres que interrumpieron su embarazo y arriesgaron su vida y su libertad en países con estrictas leyes abortivas, como Magdalena (Polonia), Justyna (Polonia) o Lucía (Chile); de activistas como Françoise (Francia) conocida como la abuela del aborto moderno en Europa, o Rebecca Gomperts (Holanda) fundadora y directora de la organización Women on Wabes y Women on Web, sitio online que ofrece ayuda y asesoría sobre educación sexual, anticoncepción y abortos legales y seguros; de hombres como Neil (Irlanda) que perdió a su pareja, embarazada y enferma de cáncer, como consecuencia de la ilegalidad del aborto en su país y la prohibición de aplicar quimioterapia a mujeres en estado de gestación. Casos reales acompañados por retratos en blanco y negro que muestran rostros al descubierto que expresan compromiso y dignidad sin miedos ni vergüenzas.

Con el propósito de delinear un contexto histórico y social y entregar información concreta sobre métodos e iniciativas a favor y en contra de la anticoncepción y el aborto, Abril presenta una serie de imágenes acompañadas de breves textos descriptivos a los que denominamos “núcleos de contenido”. Son representaciones fotográficas por medio de bodegones, recreaciones o escenificaciones, capturas de páginas web e imágenes de archivo que en algunos casos son utilizadas por la autora como evidencia y en otros como sutiles metáforas de vivencias complejas que sitúan al lector en un escenario verídico que estimula la empatía y la compresión sobre la historia y la experiencia del aborto.

En la serie hallamos un variado catálogo de artilugios que fueron utilizados como anticonceptivos y métodos abortivos: condones de vejiga de pez o de bolsas de intestino de oveja, duchas vaginales, gossypol; jeringas de jabón y enema, cañas de madera y plástico, etc. Entrelazados con los testimonios, este conjunto de “núcleos de contenido” evoluciona temporalmente hacia nuestros días. Describe situaciones vigentes que ponen al descubierto la existencia de distintos grupos extremistas antiaborto: la denominación “feminazi”, donde se compara el aborto con el Holocausto nazi; la guerra visual en la que grupos contra el aborto se manifiestan mostrando imágenes de fetos muertos; La Santa Aborto, una médico que continuó con su embarazo a pesar de saber que le causaría la muerte; o los memoriales a fetos en templos budistas y taoístas en Japón.

Hacia el final del libro se concentran algunos de los relatos más crueles que demuestran las acciones más injustas y despiadadas con respecto al aborto y sus consecuencias. Son historias de muerte y castigo. Si en los testimonios anteriores las protagonistas fueron retratadas sin ocultar su rostro, en este caso los retratos han sido intervenidos para disimular el verdadero aspecto de estas mujeres acudiendo a una estética fantasmagórica y sombría acorde a la intensidad de las historias: Anna Yocca (Estados Unidos), acusada y condenada por intento de homicidio; GYL (China), le aplicaron un aborto a los ocho meses de embarazo debido a la ley del único hijo en China; Karina (Polonia), mientras interrumpía su embarazo sufrió una hemorragia a la que no sobrevivió; Ana María (Argentina), debido a su embarazo le negaron la quimioterapia, dio a luz un bebé que no vivió más de dos días y a las pocas semanas ella fallece; Elizangela (Brasil), pierde la vida debido a una negligencia médica quirúrgica tras pagar 3.500 dólares a una clínica clandestina en Brasil.

On abortion es un fotolibro de múltiples senderos testimoniales guiados por imponentes relatos personales y  pasajes que se manifiestan como inyecciones de historicidad. La coexistencia de ambas estrategias de comunicación revela, a través de la continuidad argumental de la secuencia de imágenes, una importante evolución discursiva en constante tensión entre causas y consecuencias. Repercusiones de dolor, clandestinidad, soledad, estigmatización, vejación, prisión y muerte, debidas (lo más probable) a la educación conservadora y patriarcal heredada. Laia Abril ha decidido hacer frente a este conflicto por medio de una investigación compleja y comprometida que invita a los lectores, mediante un íntimo acto de observación, a transitar por caminos antes ignorados que conducen hacia una (nueva) reflexión sobre el aborto, una práctica de la que aún no se habla lo suficiente. RB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s